Guantes de jardín, los todoterreno de la protección outdoor
Guantes jardinería Grip rojo

GLOVE MAGAZINE

Comparte

Todo aficionado a la jardinería lo sabe. Por más que nos guste sentir el tacto de lo que hacemos, al final, la mejor opción para evitar un sinfín de problemas es utilizar guantes. Desde la picadura de algún insecto a posibles arañazos al manipular según qué tipo de planta, pasando por reacciones alérgicas por contacto con algún fertilizante o producto tóxico… Lo más prudente es jardinear guantes en mano, además de la única opción para mantener manos y uñas limpias.  

Con los zapatos lo tenemos claro: cada día nos calzamos según dónde vayamos a ir y lo que vayamos a hacer. Sin embargo, esta cultura de protección se tiene menos en cuenta cuando se trata de las manos. El resultado es que lamentablemente los trabajos de exterior y de bricolaje están en los puestos de cabeza entre los accidentes tratados en los servicios de urgencias.

No usar la mano como herramienta

Parece algo básico, pero la verdad es que más veces de las que deberíamos utilizamos las manos corriendo riesgos.

Nos ponemos los guantes cuando la faena ya está a medio hacer o, peor aún, cuando ya nos hemos hecho daño. Entremos todos y sálgase quien pueda. Y eso a pesar de que los guantes, además de ser una segunda piel que nos protege, en muchas ocasiones también están diseñados para facilitarnos el trabajo. Los de jardinería y bricolaje, por ejemplo, se orientan a un mayor agarre en el manejo de herramientas.

Hoy en día existen guantes suficientemente cómodos y con diseño adaptado como para poder realizar cualquier tipo de actividad con ellos puestos. Solo hay que encontrar el adecuado. Así que no, la excusa de que son una incomodidad no vale.

Y no vale porque, además de evitarnos rozaduras y arañazos, es muy importante proteger las manos del contacto directo con fertilizantes y compuestos que pueden irritarlas o ser neurotóxicos al entrar en contacto con la piel; y/o causar efectos locales a nivel irritativo o alérgico, lo que los dermatólogos denominan dermatitis por contacto.

Cuando utilices productos químicos en el jardín, es fundamental leer siempre su etiquetado y seguir las recomendaciones del fabricante. Si, además, en lugar de utilizar la mano como herramienta, te pones guantes, ya estarás haciendo todo lo que está en tu mano en favor de la prevención.  

VER GUANTES DE JARDINERIA Y MULTITASK AQUI

Otros
artículos

Scroll al inicio